La seguridad es un valor en Schwager. Y lo es porque de verdad nuestro propósito es asegurar la integridad de nuestras personas y porque entendemos que son lo más valioso de nuestra empresa; y es por eso que ellas están por sobre cualquier decisión operacional que se requiera adoptar.  

Pero la seguridad es también una condición del negocio minero. No es posible participar del mercado de la industria minera sin cumplir con estándares de seguridad elevados.  

Es por ello que en Schwager mantenemos una conversación permanente y transversal sobre este aspecto.  Y se profundiza aún más cuando lamentamos la ocurrencia de un accidente.  

Este fue el caso con el accidente ocurrido en el mes de junio en uno de nuestros contratos en División El Teniente de Codelco. Durante la semana, el Directorio de Schwager convocó a los responsables operacionales y de seguridad del contrato para que hicieran una exposición detallada de lo ocurrido y explicaran sobre los aprendizajes y las medidas correctivas que se han implementado.  

La profunda investigación, realizada en conjunto con el mandante y el comité paritario de faena, reveló que hubo incumplimiento de procedimientos, que se utilizaron herramientas inadecuadas y una supervisión deficiente y que no fue rigurosa en una planificación que hubiera evitado estas irregularidades. Esto es lo que fundamentó que se implementara la gestión por consecuencias.  

La revisión del Directorio da una señal clara y potente a toda la organización. Demuestra con hechos que la seguridad es intransable y que toda la empresa, incluidos sus más altos ejecutivos, tienen puesta su prioridad en este aspecto.  

La señal enviada por máximo órgano de la empresa es que no es aceptable y no existirá flexibilidad en los procedimientos. Estos son para ser cumplidos, porque son la última barrera para asegurar la vida de nuestras personas.  

Alex Acosta M.

Presidente Ejecutivo Schwager Service S.A.