El contrato que dirige el Administrador, Patricio Pizarro, incorporó una nueva medida para potenciar la seguridad en la faena. La iniciativa consiste en contar con un trabajador que supervise los trabajos en caliente.

El Vigía es un trabajador que cumple una doble función: es supervisor de las medidas de seguridad y de la calidad de los trabajos en caliente y un observador en terreno de las condiciones durante y después del trabajo.

Se trata de un mecánico, el cual se le asigna esa responsabilidad en los trabajos que se realizan en caliente. Estos son: Soldadura, torch, oxicorte, esmerilado, reparaciones estructurales.

El administrador Patricio Pizarro, detalló las funciones del Vigía durante los trabajos en caliente: “la labor del Vigía es estar atento por si los trabajos en caliente se descontrolan y pueden producir un incendio”, explicó.

Por otro lado, el Vigía también debe supervisar las condiciones del entorno una vez terminada la tarea. “También debe quedarse en el punto una vez terminada la actividad por 25 min revisando que no se produzca algún inicio de llama o incendio”, agregó.

Para entender de mejor manera, la importancia del Vigía, este tiene una indumentaria llamativa, para que los trabajadores sepan quien será el encargado de supervisar los trabajos. 

Esta medida, ha sido tomada de forma favorable por parte de los trabajadores del contrato Manejo de Materiales, continúa con el empoderamiento del Vigía, el cual se identifica con su respectivo chaleco y se le entrega una radio para su efectiva comunicación con personal.